lunes, 20 de julio de 2015

Jugando con el niño interior como un niño

El pasado domingo 19 de julio se celebró el Día del Niño en Venezuela, y en ocasión a ello, los grupos abiertos que gozan de las terapias gratuitas de Bienestar que ofrezco cada semana, se dispusieron a jugar como niños con su niño interior. Una de las ventajas que ofrece esta perspectiva (jugar como niños con su niño interior) es que permite al ser humano, sin importar su edad física y cronológica, alcanzar una actitud rica en creatividad, espontaneidad, alegría y energía que sólo a una temprana edad se posee. Es ese instante en el que eres capaz de volar, reír, soñar, sanar y compartir. Solo el hecho de sentirte con energía, te cambia la perspectiva de y hacia la vida.

Por Eleonora Zuleta Patiño (“>) 

lunes, 13 de julio de 2015

Pensando en las vacaciones

Durante la sección semanal "Bienestar y Alegría para la vida en radio" que realizo con mi amiga y colega Elizama Montilla, salió a colación el tema de las vacaciones escolares, y con ellas la pregunta del millón ¿qué hago con los chamos (hijos, niños, adolescentes, chavos). Es una pregunta que preocupa y del que muy pocos se ocupan. Por otro lado el tema económico y la situación país (Venezuela) puede poner un aderezo extra. Sin embargo, ¿qué tal si en lugar de quejarnos, ponemos a volar la imaginación y hacemos uso de lo que tenemos a disposición? Es un reto, una aventura, unas vacaciones a la cotidaneidad.
Por Eleonora Zuleta Patiño (“>) 

lunes, 6 de julio de 2015

Un alto en el camino de 2015

Nos encontramos a mitad de 2015, ya llegó julio y con él las vacaciones (de verano o escolares, según el caso). También es un buen momento para hacer un alto en los quehaceres diarios y ver cuánto hemos avanzado en esos propósitos de Año Nuevo que se formularon en diciembre de 2014. Seguramente, muy poco. Sin embargo, aún estamos a tiempo de rescatar algunos. De re formular otros. De descartar otros tantos. La idea, ser realistas. Julio es como una estación de servicio en la mitad de la carretera de los propósitos.
Por Eleonora Zuleta Patiño (“>)


lunes, 29 de junio de 2015

Mis heridas, mis aprendizajes

Recientemente tuve la oportunidad de realizar una serie de sesiones de Bienestar personalizadas con una chica quien  "descubrió" que sus viejas heridas, esas que están escondidas, se le convirtieron en un saco enorme de miedos, tristezas y culpas. Cuando las heridas no sanan  correctamente se cargan por largo tiempo. Y es justamente el tiempo el mejor aliado para hacer que las cicatrices que dejan las heridas se borren, desaparezcan, o se aclaren. Y es igual para heridas físicas o del alma.

Por Eleonora Zuleta Patiño (“>) 


lunes, 22 de junio de 2015

Bienvenida

Muchas veces se cree que la bienvenida solo se da a alguien que llega o nace. Pero es un acto que puede ir más allá. Podemos darle la bienvenida a un proyecto que se concretó, un cambio de trabajo, una nueva forma de ver la vida, un estado de ánimo, una actitud. Y es que bien lo define la Real Academia de la Lengua: "adj. Dicho de una persona o de una cosa: Recibida con agrado o júbilo". Sin embargo, pocas veces nos detenemos a dar la bienvenida a esos pequeños grandes detalles de la vida.

 Por Eleonora Zuleta Patiño (“>)


lunes, 11 de mayo de 2015

Abrazos, abrazos y más abrazos

Abrazadores de la 13ª Jornada
Yo Abrazo la Vida, Abrazos Gratis
Algo tan sencillo y poderoso como un abrazo se convierte, en algunos casos, en un gran reto. Para quienes hemos tenido la oportunidad de regalar abrazos, esto es una magnífica ocasión
de compartir con otros, la esencia de lo que somos: seres humanos sociables. Tras una experiencia de 13 jornadas regalando abrazos, las historias son innumerables.y es que en una sociedad donde la tecnología nos ha vuelto asociables, encontrarse con un grupo de personas, cartel en mano que dice : Regalo abrazos, es una sorpresa, en un 99,5% muy bien recibida, solo el 0.5% se niega a ser abrazado.

Por Eleonora Zuleta Patiño (“>)


lunes, 27 de abril de 2015

¡Cambio! ¿Pesadilla o sueño?

Bien sea por voluntad propia o por circunstancias externas ocurren cambios en nuestras vidas. Si son para bien o para mal eso depende de la actitud con la cual lo enfrentas. Si lo asumes como una pesadilla, lo más seguro es que todo a tu alrededor se derrumbe ante tus ojos y te sea casi imposible encontrar una salida, una oportunidad de salir adelante. Si lo asumes como una oportunidad, seguramente verás que encuentras opciones, que hay cosas mejores, que puedes, incluso, hacer cosas que antes te era imposible. He pasado por ambos estadios y me quedo con la segunda opción. Y así llevo casi una década de vida, viviendo mis mejores momentos, un día a la vez, sacando lo mejor de cada cambio que he vivido.
 Por Eleonora Zuleta Patiño (“>)

martes, 21 de abril de 2015

En alfombra de Grama y Flores

video
Cuando vives en el aquí y el ahora, eres capaz de descubrir esos regalos que Dios te envía para recordarte cuán importante y amado eres. 
Andar por la vida como sombies es un estado muy común en la actualidad. Sin embargo, detenerse, abrir los ojos y observar tu entorno te permiten vivir instantes maravillosos que nunca volverán a repetirse. 
Eso nos ocurrió un sábado en el parque cuando decidimos ser modelos por un instante y posar para unas fotos hermosas y naturales.
Por Eleonora Zuleta Patiño (“>)

lunes, 20 de abril de 2015

Cada día está lleno de decisiones, ¡y oportunidades!

Cualquiera puede llegar a pensar que al hablar de "tomar decisiones" solo nos referimos a circunstancias de mucha envergadura, cuando en realidad se trata de un acto constante y la mayoría de las veces, inconsciente. Es una decididera permanente, a cada momento, por casi todo en nuestra vida cotidiana. Y digo casi, pues hay cosas en las cuales es imposible decidir como por ejemplo respirar. Y sin embargo, hay personas quienes toman la decisión de dejar de hacerlo. La vida es un constante fluir de decisiones, ¿lo habías pensado?, seguramente tu respuesta es negativa, yo tampoco hasta que decidí escribir sobre este tema. ¡Menudo dilema!
Por Eleonora Zuleta Patiño (“>)

lunes, 13 de abril de 2015

Tesoros en la vía de la vida

Cuando somos chicos, siempre escuchamos de buscar y encontrar tesoros escondidos. Y nos hablaron de piratas, arqueólogos, excavadores. Nos dijeron que los tesoros son piedras preciosas, oro, diamantes, monedas de gran valor. Que la única forma de encontrarlos era con un mapa secreto lleno de pistas misteriosas y en clave o que había que descifrar mil acertijos. Sin embargo, los verdaderos tesoros se encuentran en la vía en la cual transitamos a diario. Sin necesidad de ser o tener un oficio especial. Sin resolver acertijos. Son tesoros que no tienen  ningún valor comercial pero sí gran valía para muchos: una sonrisa, una flor, un abrazo, un te quiero.
Por Eleonora Zuleta Patiño (“>)