jueves, 2 de junio de 2016

Calma en la Ciudad, un taller para vivirlo


Te invitamos a este Taller Vivencial

Calma en la ciudad es un espacio que se ha pensado con el objeto de vivir técnicas sencillas que te permitan lograr momentos de tranquilidad en medio de la ciudad y con recursos sencillos tomando en cuenta que las actividades diarias nos están llevando a niveles de angustia, desesperanza, miedo, rabia que unidos pueden llevar al estrés negativo que incluso, trae problemas de salud. 


video

El objetivo de este taller es brindar a los participantes una serie de ejercicios sencillos, divertidos, prácticos y aplicables diariamente que les permitirán lograr momentos de calma consciente aún en medio del ajetreo citadino. 

Este taller se realizará en la ciudad de Naguanagua, estado Carabobo, 
el 23 de junio de 2016, en el horario de 9 am a 12:30 pm, 
en la Casita Blanca del Paseo Artesanal 
ubicado en la Av. Feo La Cruz, 
frente al Jardín Botánico de Naguanagua.

Si deseas más detalles escribe a yogadelarisaesvivir@gmail.com

lunes, 9 de mayo de 2016

Fantasmas en mi cabeza

Desde chicos hemos tenido ese miedo a los fantasmas, a lo desconocido, a lo oculto. Hemos tenido miles de historias de terror y cuentos de aparecidos que se nos cruzan en la mente en noches oscuras y lluviosas. Pero hay otros fantasmas más atemorizantes aún, esos fantasmas en tu mente que vienen a meterte miedo cuando quieres comenzar un proyecto, de esos fantasmas viene esta entrada.


Por Eleonora Zuleta Patiño (“>) 


Danzando las emociones, un taller para vivirlo

Con mucho gusto y orgullo, presentamos este nuevo producto en el catálogo de talleres de nuestro equipo: DANZANDO LAS EMOCIONES. 

Se trata de un taller donde, por medio de la música y el movimiento, descubriremos todas esas emociones que se han quedado acumuladas en nuestro cuerpo, atascadas por no haberlas expresado en su debido momento.

Es una experiencia de mano de un experto en el tema y musicoterapeuta formado en Argentina y que forma parte de nuestro valioso equipo. 




video

lunes, 7 de marzo de 2016

La lección de "Casi Frito"

Recientemente fui a visitar a unos amigos de la familia. Y fue allí donde "Casi Frito" me ayudó a hacer consciente la lección de vida que indica que cuando estés en problemas o tengas alguna situación que tú solo no puedas resolver, pide ayuda, esto, lejos de hacerte ver como débil o incapaz, es una señal de madurez y crecimiento. Fui por un apoyo y regresé con una lección de vida de parte de un pollo. 


Por Eleonora Zuleta Patiño (“>) 


lunes, 29 de febrero de 2016

¡Orejitas de pescao!

Siempre me llamó la atención una frase que escuché en una película: "tengo orejas de pescado", donde la persona que lo dice se cubría las orejas con ambas manos refiriéndose a no querer escuchar lo que le decía. Orejas de pescao son muy propicias en situaciones en las cuales nos quieren llenar la cabeza con comentarios, palabras o frases que van en contra de nuestros valores, estima o proyectos. Esto, además, nos permite poner límites y enfocarnos.

Por Eleonora Zuleta Patiño (“>) 

lunes, 18 de enero de 2016

¿Y cuáles promesas no cumplirás en 2016?

Para nadie es un secreto que cada fin  o inicio de año se realizan una serie de propósitos y promesas a cumplir. Pero también es muy sabido que muy raramente se cumplen. Estas promesas que se hacen son para uno mismo y por tanto su cumplimiento o incumplimiento son para uno mismo... de allí la pregunta, ¿y cuáles promesas no cumplirás en 2016?

Por Eleonora Zuleta Patiño (“>) 

lunes, 14 de diciembre de 2015

¡Gracias!

A veces, es complicado darse cuenta de las tantas cosas por las cuales podemos (y hasta debemos) agradecer. Existe la creencia, que solo se debe agradecer los por favores  o por los objetos recibidos. Agradecer es un acto que involucra la conciencia plena de vivir. Puedes agradecer desde una sonrisa hasta por un auto último modelo. Hoy, a pocos días de acabar el 2015, quiero agradecerte por leer estas líneas y por entrar a este blog.

Por  Eleonora Zuleta Patiño (“>)

lunes, 16 de noviembre de 2015

Casi en la recta final de 2015

Hace unos meses atrás iniciamos el 2015, hoy, estamos a pocas semanas de finalizarlo. Para muchos es momento de arreglar la casa para las fiestas decembrinas, para otros es el momento de revisar la lista de los propósitos de año nuevo, para otros es momento de ambos. La lista de los propósitos que hicimos es una guía de las metas que queríamos alcanzar en este periodo, metas personales, familiares, laborales, profesionales, etc., etc., etc., Ahora bien, ¿qué tan lejos o cerca estuvimos de ellas? ¿cuántas alcanzamos? ¿cuántas nos quedaron pendientes? Es buen momento para revisar.
 Eleonora Zuleta Patiño (“>)

lunes, 2 de noviembre de 2015

Ahorremos energía negativa... ¡Derrochemos energía positiva!

Conversaba con una amiga de lo mucho que se habla de lo negativo, lo malo o feo de una situación, país o persona. Y me percaté de lo mucho que gastamos esa energía negativa que trae múltiples secuelas en rededor. Mientras que la energía positiva, esa que se genera hablando de cosas positivas, de bendiciones, de talentos, de virtudes, esa se deja de lado como "ahorrándola" dejando así de percibir los beneficios de ella. Si cambiamos la fórmula  +negativo y -positivo por +Positivo y -Negativo la vida de cada uno de nosotros será mejor.

Por  Eleonora Zuleta Patiño(“>)


lunes, 26 de octubre de 2015

De buenas y malas palabras... ¿buenas o malas?


Me quedé pensando un instante mientras mis ideas se ordenaban para escribir esta entrada, sobre si existen buenas o malas palabras... y sigo pensando. Sin embargo, considero que en realidad lo que existe es intención, energía detrás de las palabras. Según recuerdo cuando estaba en la escuela, mi querida Maestra María de Gámez, en cuarto grado siempre nos decía: "no se dicen malas palabras en clase pues contamina el salón". Después, más grandecitos en quinto grado , nos decía que "las groserías son palabras altisonantes". Y en sexto grado nos decía, "las palabras soeces son usadas por personas mal educadas y que casi nunca tienen la razón". Lo que sí estoy segura es que las palabras que se usan para insultar a otra persona traen consigo una energía negativa que impacta al que la dice, al que la recibe y al ambiente alrededor.